Lista de Páginas Guía práctica Comercio Internacional
  • Método DC
  • Potencial exportador
  • Plan de exportación
  • Cadenas globales de valor
  • Estudios de mercados internacionales
  • Cadenas globales de valor y su vinculación con la globalización.

    Contenido de esta página:

    Acerca de la globalización

    El término «globalización económica» se refiere a la rápida expansión del comercio internacional y los flujos de capital desde la década de 1990. Las economías del mundo se han integrado más que nunca.

    La globalización ha hecho que muchas empresas dividan sus productos o servicios en componentes.

    En lugar de producir los componentes ellos mismos u obtenerlos de proveedores nacionales, las empresas subcontratan ciertos aspectos del trabajo a otros países.

    Los economistas denominan a esta codependencia Cadena de Valor Global (CVG).

    Comprender las cadenas de valor mundiales

    Una cadena de valor (global o no) consiste en actividades que llevan un bien o servicio desde su concepción hasta su uso final y más allá.

    Esto incluye el diseño, la producción, la comercialización, la distribución y el apoyo al consumidor final.

    Las actividades que componen una cadena de valor pueden estar contenidas en una única empresa o divididas entre diferentes empresas.

    Cuando esas actividades ya no están contenidas en una única ubicación geográfica, como un país, tenemos una Cadena de Valor Global (CVG).

    Las cadenas de valor mundiales no son nuevas.

    El comercio y la inversión se internacionalizaron ampliamente a finales del siglo XIX y principios del XX.

    Pero debido al estallido de la Primera Guerra Mundial, seguida de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, la globalización no pasó realmente a un primer plano hasta el último cuarto del siglo XX.

    El comercio internacional ha evolucionado desde las empresas que antes fabricaban productos en un país y los vendían en otro.

    También se está apartando del planteamiento de sucursales, en el que una empresa producía sus bienes en un mercado extranjero y los vendía casi exclusivamente en ese mercado.

    En su lugar, el comercio internacional se caracteriza ahora cada vez más por los insumos intermedios (tanto de bienes como de servicios) que pueden encontrarse en cualquier parte del mundo.

    Crecimiento de las cadenas de valor mundiales

    Hay tres fuerzas principales que impulsan el crecimiento de las Cadenas de Valor Global (CVG):

    1.Disminución de los costes de transporte

    A menos que el tiempo dicte lo contrario, las empresas pueden permitirse trasladar su producción de bienes y prestación de servicios a lugares que ofrezcan las mejores ventajas competitivas.

    2.Mejora de las tecnologías de la información y la comunicación

    Los avances en las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) hacen que las empresas estén mucho menos limitadas por la distancia cuando operan en mercados extranjeros.

    3.Reducción de las barreras al comercio y la inversión

    Los nuevos tratados bilaterales de comercio e inversión, la reducción de los aranceles mundiales y la liberalización de las economías de los mercados en desarrollo, como China e India, han permitido a las empresas acceder a mercados que antes les estaban vedados.

    Las Cadenas de Valor Global (CVG) y los exportadores.

    Las cadenas de valor mundiales permiten a cada eslabón de la cadena de exportación especializarse en lo que mejor sabe hacer.

    Esto conduce a una mayor eficiencia, un aumento de la productividad y una reducción de los precios al consumo de bienes y servicios de mayor calidad.

    Al mismo tiempo, este entorno comercial estimula la intensa competencia mundial que fomenta la innovación.

    Las empresas de todo el mundo han tenido que adaptarse a la evolución de las cadenas de valor global (CVG)

    Por ejemplo, las actividades no esenciales pueden subcontratarse a proveedores, socios o filiales de países con costes laborales más bajos u otras ventajas competitivas.

    Alternativamente, las PYME pueden suministrar bienes o servicios a una CVG establecida por otra empresa, incluida una multinacional extranjera.

    Las cadenas de valor global (CVG) y tu empresa

    Dispones de una gama considerable de estrategias para beneficiarte de las CVG.

    Las siguientes son algunas de las más comunes.

    Proporcionar insumos intermedios a la cadena de valor existente

    Si tu producto es algo que otra empresa, del país o extranjera, utiliza como insumo intermedio, es posible que pueda vincularse a tu CVG convirtiéndose en proveedor.

    Se trata de un enfoque muy común y, sin duda, el más sencillo.

    Para las PYME, especialmente las que tienen tecnologías o especializaciones de nicho, surgen constantemente nuevas oportunidades de vender a multinacionales o a sus proveedores.

    Desarrollar tu propia CVG a través de la subcontratación

    Si tu empresa fabrica productos acabados o insumos intermedios, puedes crear tu propia CVG.

    Adquirir insumos intermedios -como materias primas, componentes, subsistemas y otros bienes y servicios- de proveedores extranjeros puede ayudarte a fabricar tus propios productos a menor coste o con mayor capacidad de respuesta a las fuerzas del mercado.

    Invertir en el extranjero para conectarte o establecer una cadena de valor mundial

    Invirtiendo en el extranjero puedes obtener acceso inmediato a un mercado extranjero y ampliar las ventas de tu empresa y promover su crecimiento.

    Existe un amplio espectro de enfoques de inversión, que van de lo pasivo a lo activo.

    Por ejemplo, puedes formar parte de una cadena de valor global simplemente invirtiendo en una empresa extranjera sin participar apenas en sus operaciones.

    Comprar una empresa extranjera, o crear una empresa conjunta o una asociación, es otra forma de aumentar tu competitividad en el mercado local.

    Este planteamiento puede ser muy rentable si con la inversión se obtienen capacidades de producción y distribución ya existentes, de modo que no sea necesario construirlas desde cero.

    En el extremo activo del espectro, podrías establecer una filial de tu propiedad en un mercado extranjero.

    Esto puede ayudarte a impulsar y beneficiarte de las CVM de las que forma parte tu empresa.

    La ventaja más importante es que no dependes de un socio, por lo que puedes controlar la dirección que tomará tu filial.

    También tendrás contacto directo con tus usuarios finales, lo que te permitirá establecer sólidas relaciones con los clientes y contribuirá a que tu identidad no quede oscurecida por la presencia de un socio.

    Por último, tu personal en el extranjero sólo responderá ante ti, y todos los datos relacionados con su operación en el extranjero estarán a tu entera disposición.

    Centrarse en los sectores de servicios

    La demanda de exportaciones de servicios está creciendo en todo el mundo.

    Aunque tu seas principalmente fabricante, puedes ascender en la cadena de valor si te dedica a los servicios de valor añadido relacionados con tu sector, como el diseño, la distribución, el marketing y la logística.

    Las industrias secundarias pueden ofrecer oportunidades adicionales.

    Las empresas demandan cada vez más servicios para facilitar el comercio, como servicios financieros, de procesamiento de la información, telecomunicaciones, logística y jurídicos.

    Tu empresa puede tener conocimientos especializados directamente aplicables a tales actividades.

    Considerar la diversidad de los proveedores

    Las iniciativas corporativas de diversidad de proveedores facilitan el aprovisionamiento inclusivo de bienes y servicios procedentes de grupos que tradicionalmente han estado infrarrepresentados en las cadenas de suministro.

    Entre los proveedores diversos se incluyen las empresas propiedad de mujeres, minorías, pueblos indígenas o personas que se identifican como 2SLGBTQI+.

    Si tu empresa está participada en más de un 51% por miembros de los grupos designados, puede haber oportunidades para tu negocio a través de iniciativas corporativas de diversidad de proveedores.

    Por ejemplo, estas iniciativas están presentes en la mayoría de las empresas de la lista Fortune 500.

    Algunas organizaciones exigen que tu empresa esté certificada para ser considerada un proveedor diverso, al igual que algunas empresas y gobiernos.

    Guía: Las cadenas de valor mundiales en el punto de mira

    A los exportadores que deseen acceder a las cadenas de suministro de las grandes empresas multinacionales les esperan oportunidades globales.

    Estos canales rentables permiten a los proveedores cualificados de bienes y servicios conectarse rápidamente a amplias redes de contratación B2B.

    Te presento estrategias que tu empresa puede utilizar para entrar eficazmente en las nuevas Cadenas de Valor Mundiales (CVM), así como para ampliar los marcos de suministro existentes.

    Tanto si se trata de encontrar tu nicho, como de clasificarte en las listas de proveedores preferentes o aprovechar las iniciativas de proveedores diversos, esta breve guía puede ayudar a tu empresa a conectar con las oportunidades de las CVM.

    Globalización – Creación de oportunidades

    A medida que el comercio continúa expandiéndose globalmente, las empresas se abastecen y segmentan cada vez más sus diversos servicios y unidades de producción en todo el mundo.

    La globalización ha dado lugar a muchos resultados positivos, como la mejora de las tecnologías de la información y la comunicación, una disminución considerable de los costes de transporte y la reducción de las barreras al comercio y la inversión.

    Este crecimiento ha contribuido positivamente a la competitividad de las empresas.

    Ejemplo de ello es por ejemplo una empresa X que tiene su sede en España, su función de investigación y desarrollo (I+D) en Estados Unidos, fabrica su producto en China utilizando piezas hechas en la India, vende al mercado común europeo y ofrece servicio posventa desde Tailandia.

    La empresa de cada zona geográfica se especializa en una tarea, rindiendo a un nivel superior que si una sola empresa realizara todas las actividades.

    Este proceso se ha denominado gestión global de la cadena de suministro, globalización de los procesos empresariales o simplemente desarrollo empresarial global; sin embargo, este fenómeno se conoce profesionalmente como cadenas de valor mundiales.

    ¿Qué son las cadenas de valor mundiales?

    Globalización: Se refiere al crecimiento del comercio internacional y los flujos de capital entre economías mundiales integradas.

    Cadena de valor: Cada paso que da una empresa para producir un producto o servicio y entregarlo al cliente, desde su concepción hasta su uso final y más allá.

    Como se representa en la Figura 1, todos los procesos empresariales individuales de una empresa están representados en la cadena de valor.

    La investigación y el desarrollo, la producción, la distribución, las ventas y el servicio son procesos empresariales que la mayoría de las empresas consideran aspectos integrales de su estrategia empresarial.

    Los servicios corporativos actúan como mecanismos de apoyo a estos procesos fundamentales.

    Cadenas de valor mundiales: Una cadena de valor se establece cuando las empresas externalizan funciones de su empresa a otros países.

    Si las actividades empresariales se desarrollan fuera de una única ubicación geográfica, normalmente un país, se habla de Cadenas de Valor Mundiales (CVM).

    Figura 1: Cadena de valor simplificada

    Acceder a las CVM existentes

    Para llegar a un mercado internacional, tu empresa puede acceder a una CVM existente, donde podrás:

    Proporcionar insumos intermedios – Considera la posibilidad de ponerte en contacto con la división de compras o asociarse con filiales de una empresa multinacional.

    Producir un producto o servicio de nicho – Dispón de un producto o servicio único o innovador, ya que hará de tu organización un socio deseable en el mercado internacional (se ha producido un aumento en los sectores de servicios como las finanzas, el procesamiento de la información, las telecomunicaciones, la logística y el derecho).

    Suministra a múltiples clientes – Vende tu producto o servicio a múltiples empresas y recibe unos ingresos constantes de distintas CVM.

    Conviértete en proveedor preferente – Incluye tu organización en las listas de proveedores preferentes para acceder a otros mercados a través de contratos con una empresa más grande.

    Consejo

    Ten en cuenta los objetivos a largo plazo, la cultura, los métodos de hacer negocios, los puntos fuertes y débiles, la ubicación, la ventaja comparativa y la actitud hacia las asociaciones en general de una posible organización asociada.

    Inscribirse en las listas de proveedores preferentes

    Las listas de proveedores preferentes son una forma de entrar -y permanecer- en el radar de las grandes multinacionales.

    Algunos sectores, como el de la automoción, el aeroespacial, el del petróleo y el gas, y el de las infraestructuras, tienen más probabilidades de hacer negocios con proveedores incluidos en una lista de proveedores preferentes preaprobada.

    Algunas empresas sólo hacen negocios con proveedores preferentes Para algunas organizaciones, es un requisito estar presente en una lista de proveedores preferentes.

    Sin embargo, cuando no es obligatorio, dará a tu empresa prioridad sobre sus competidores.

    Es un atajo hacia un contrato deseable.

    Conoce los requisitos – Asegúrate de que tu organización dispone de toda la información necesaria, la documentación apropiada (formularios, solicitudes, certificaciones) y los recursos (empleados, financieros, legales) para solicitar la inclusión en la deseada lista de proveedores preferentes.

    Finaliza la solicitud – Conoce la fecha límite para presentar la solicitud, así como los criterios de evaluación, y asegúrate de tener la propuesta completa con todos los elementos requeridos (muestras, prototipos, gráficos, maquetas, etc.).

    Ampliar la cadena de valor actual de tu empresa

    Si tu empresa está interesada en desarrollar su propia Cadenas de Valor Mundiales (CVM), es importante hacerlo correctamente para evitar un déficit financiero.

    Algunas estrategias que tu empresa puede utilizar para añadir componentes internacionales a sus cadenas de valor existentes son:

    Empresas conjuntas y asociaciones estratégicas

    Joint Venture

    Asociación en la que cada empresa aporta capital a una entidad de nueva creación que gestionan conjuntamente o a través de una estructura de gestión separada que rinde cuentas a las empresas matrices.

    Asociaciones estratégicas

    Similares a las empresas conjuntas, pero son más flexibles y permiten a las empresas crear un plan de asociación mutuamente beneficioso.

    Inversión directa en el extranjero

    Adquisición de una empresa extranjera para su red de producción o construcción de una instalación en el extranjero para acceder a un nuevo mercado.

    Inversión Extranjera Directa

    Atraer la inversión de una empresa extranjera para aprovechar sus activos, como capital, investigación y productos o servicios.

    Deslocalización (offshoring)

    Traslado de procesos empresariales internos a lugares fuera de la sede nacional de una empresa en un esfuerzo por reducir costes o aprovechar otros puntos fuertes locales, como el talento laboral.

    Sin embargo, los procesos siguen estando bajo el control total de la empresa; simplemente, estas instalaciones están situadas en un país diferente.

    Externalización (outsourcing)

    – Abastecimiento de insumos intermedios como materias primas, componentes, subsistemas y otros bienes y servicios a proveedores externos que ofrecen el producto más atractivo (nacional o extranjero).

    – Delegar determinados procesos empresariales en proveedores externos que puedan realizar la tarea más barata, mejor y/o más rápido que la propia empresa.

    Este enfoque va más allá del aprovisionamiento eficiente para abordar las ineficiencias de los procesos empresariales que pueden estar limitando el éxito de su empresa.

    Requisitos y normativas de las Cadenas de Valor Mundiales (CVM)

    Expandir tus operaciones a un nuevo país puede ser rentable para tu empresa, especialmente con el crecimiento de las Cadenas Globales de Valor a través de la globalización.

    Sin embargo, es fundamental conocer los requisitos y la legislación asociados a esta práctica:

    Realizado con datos y fuentes exclusivamente oficiales

    Obstáculos de las Cadenas de Valor Mundiales (CVM)

    Los principales obstáculos a los que se enfrentan las organizaciones en relación con las cadenas de valor mundiales son:

    • Distancia a los productores
    • Identificación de proveedores
    • Idioma o cultura
    • Aranceles e impuestos
    • Legislación o administración extranjera
    • Falta de experiencia en gestión
    • Distancia a los clientes
    • Preocupaciones de los empleados
    • Falta de financiación
    • Normas internacionales
    • Valores sociales
    • Propiedad intelectual

    Vinculación con las cadenas de valor mundiales: Guía para pequeñas y medianas empresas

    Aquí tienes una guía dirigida a las pequeñas y medianas empresas (PYME) interesadas en expandirse internacionalmente.

    Su objetivo es presentar el modelo de negocio de la cadena de valor global como medio para impulsar la competitividad global, la rentabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de las empresas.

    Esta guía no es un «paso a paso» ni un «cómo hacerlo».

    Cada empresa es única y que la mejor forma de entenderla es a través de las personas más cercanas a tus operaciones.

    Por este motivo, se ha intentado presentar estrategias u opciones empresariales alternativas que podrías considerar en la estrategia de gestión de tu empresa.

    No todas las estrategias serán pertinentes para todas las empresas; sin embargo, la intención es ampliar tu pensamiento estratégico para incluir las opciones que presentan las cadenas de valor mundiales.

    Cómo funciona esta guía

    La primera sección de esta guía presentará el modelo de negocio de la cadena de valor global y su relevancia para las PYME.

    Tras completar esta sección, deberías ser capaz de responder a la pregunta,

    «¿qué pueden hacer las cadenas de valor mundiales por mi empresa?».

    Una vez que hayas determinado el valor del modelo empresarial de la cadena de valor global para tu propia empresa, la segunda sección te ayudará a determinar si tu empresa está preparada para aprovechar este modelo empresarial.

    Una evaluación de la preparación te ayudará a evaluar tus capacidades operativas y a determinar si tu empresa tiene o no las «tres C» necesarias para hacer negocios a escala internacional.

    La tercera sección de esta guía presentará varias oportunidades para optimizar tu propia cadena de valor global.

    Ya sea vendiendo, subcontratando, invirtiendo en el extranjero o participando en una empresa conjunta, existen numerosas formas de participar con éxito en las cadenas de valor mundiales.

    Aunque esta guía se centra en información básica y práctica, también te ofrece muchos otros recursos que te ayudarán a desarrollar tu propio enfoque personalizado de las cadenas de valor mundiales.

    Capítulo 1: El auge de las cadenas de valor mundiales

    «Un nuevo modelo de negocio”

    Las cadenas de valor mundiales: una parte importante del entorno empresarial mundial actual

    Hoy en día, el entorno empresarial es un entorno empresarial global.

    Las empresas se ven obligadas a adaptarse al ritmo, la escala y la complejidad cada vez mayores de la globalización.

    La reducción de los costes de comunicación y transporte y la aparición de nuevas tecnologías han permitido a empresas de todos los tamaños, de cualquier parte del mundo, comercializar productos y servicios a escala internacional.

    Esto ha aumentado tanto el alcance como la escala de la competencia.

    Adaptarse a este nuevo mercado internacional exige que las empresas cambien su forma de organizarse y de operar.

    La adopción del modelo empresarial de cadena de valor global abre numerosas opciones nuevas para las empresas en su camino hacia un mayor éxito.

    ¿Qué son las cadenas de valor mundiales?

    I. Cadenas de valor

    Una cadena de valor incluye todos los pasos que da una empresa para producir un producto o servicio y entregarlo al cliente, desde su concepción hasta su uso final y más allá.

    Esto incluye actividades como la investigación y el diseño, la producción, la comercialización, la distribución y el apoyo al consumidor final.

    Como puedes ver en este gráfico «Una cadena de valor simplificada», todos los procesos empresariales individuales de una empresa están representados en la cadena de valor.

    La investigación y el desarrollo, la producción, la distribución, las ventas y el servicio son procesos empresariales que la mayoría de las empresas consideran aspectos integrales de su estrategia empresarial.

    Los servicios corporativos actúan como mecanismos de apoyo a estos procesos fundamentales.

    Una cadena de valor simplificada – Servicios corporativos, I+D, insumos, montaje, distribución, ventas, servicio

    Aunque es posible que reconozcas estos procesos empresariales como facetas de tu propia empresa, es posible que nunca hayas pensado en ellos como integrantes de tu propia cadena de valor.

    Cuando pienses en tu propia empresa y en su cadena de valor, es útil considerar cada proceso empresarial como un eslabón de la cadena que añade valor a todo el proceso, o a toda la cadena de valor.

    Gestionando estratégicamente las actividades de la cadena, una empresa puede crear una ventaja competitiva para sí misma.

    Esto significa garantizar que la oferta satisfaga la demanda prevista de forma eficaz y eficiente, con la máxima satisfacción del consumidor.

    La productividad, la innovación, la flexibilidad y la capacidad de respuesta al consumidor se convierten en atributos críticos de la cadena de valor y hay que elegir la solución más eficaz para cada eslabón de la cadena.

    Esto puede requerir ampliar tu visión más allá de las paredes de tu empresa, transformando tu cadena de valor anteriormente doméstica/interna en una cadena de valor global.

    II. Cadenas de valor mundiales

    Sabemos que las actividades de una cadena de valor pueden estar contenidas en una única empresa y/o ubicación o divididas entre diferentes ubicaciones y/o empresas.

    Cuando esas actividades están dispersas internacionalmente, existe una cadena de valor global.

    El siguiente gráfico muestra cómo, en una cadena de valor global, los procesos empresariales anteriormente internos se fragmentan y separan, dividiendo los procesos de producción y apoyo entre muchas ubicaciones y/o empresas internacionales, aprovechando las competencias básicas de cada centro: las empresas hacen sólo lo que mejor saben hacer.

    Por ejemplo, la empresa X tiene su sede en Canadá, su función de I+D en Estados Unidos, fabrica sus productos en China utilizando piezas fabricadas en la India, vende al mercado común europeo y ofrece servicio posventa desde Tailandia.

    La empresa de cada zona geográfica se especializa en una tarea, rindiendo a un nivel superior que si una sola empresa realizara todas las actividades.

    Esta es la naturaleza de una verdadera cadena de valor global.

    Las PYME, independientemente de su tamaño, pueden aprovechar las oportunidades que ofrecen las cadenas de valor mundiales.

    Puede que sea a menor escala, pero la creación de una cadena de valor global puede tener un impacto positivo en tu negocio.

    Las funciones individuales de la cadena de valor se separan…

    …y se dispersan por todo el mundo.

    Aunque el término cadena de valor global es relativamente nuevo, la idea que representa no lo es.

    Durante décadas, las empresas se han internacionalizado, buscando fuera de sus fronteras nuevos mercados, nuevos proveedores y nuevas empresas asociadas que puedan ayudarles a hacer mejor lo que hacen.

    Es posible que tu empresa ya esté utilizando esta estrategia, pero llamándola de otra manera: gestión global de la cadena de suministro, globalización de los procesos empresariales o, simplemente, desarrollo empresarial.

    Con frecuencia, las cadenas de valor mundiales se califican erróneamente de cadenas de suministro mundiales.

    Aunque las cadenas de suministro globales son un elemento importante de las cadenas de valor globales, no son lo mismo.

    Las cadenas de valor mundiales incluyen las cadenas de suministro, así como todas las demás facetas de la gestión de una empresa, creando un flujo bidireccional de información.

    La demanda de los clientes es un factor significativamente más importante en una cadena de valor global, y la cadena actúa como un mecanismo para introducir esta información en las líneas de desarrollo de productos, producción y servicios.

    La cadena de valor global es una calle de doble sentido que transporta tanto información como cosas.

    ¿Y entonces?

    El reto para las PYME que operan en el ámbito internacional es la escasez de recursos, ya sea de capital, experiencia o conocimientos.

    El modelo de negocio de la cadena de valor global ayuda a las empresas a organizar sus operaciones de forma innovadora para ofrecer un mayor valor a sus clientes mediante la reducción de costes y el aumento de la calidad de sus productos y servicios.

    Al centrarse en lo que mejor saben hacer y utilizar las relaciones estratégicas con otras empresas asociadas para suplir sus carencias, estas empresas son capaces de reforzar su ventaja competitiva de formas que de otro modo no habrían sido posibles.

    Nota: Aprovechar las cadenas de valor mundiales, la extensión global de procesos empresariales previamente internos es una estrategia empresarial importante para las PYME que buscan el éxito en el entorno empresarial internacional.

    Capítulo 2: Evaluación de la preparación para la cadena de valor mundial

    «¿Está preparada tu empresa para aprovechar las CVM?»

    Evaluación de la preparación para la cadena de valor mundial

    Para competir con éxito en el entorno empresarial internacional, es fundamental estar seguro de contar con los requisitos operativos necesarios.

    Para facilitar esta evaluación, puede resultar útil una evaluación de la preparación.

    El modelo de evaluación de la preparación de las «3 C»:

    Claridad, competencia y compatibilidad.

    El modelo de evaluación de la preparación de las 3 C está diseñado para ayudar a evaluar si tu empresa tiene o no lo que se necesita para competir internacionalmente.

    Para ello, identifica tres factores clave del éxito de la cadena de valor global: claridad, competencia y compatibilidad.

    Para evaluar el grado de preparación de tu empresa, el modelo plantea tres sencillas preguntas:

    • ¿Tiene tu empresa claridad en una visión o estrategia empresarial común sólida?
    • ¿Dispones de competencias básicas competitivas que tu empresa pueda aprovechar?
    • ¿Tu empresa es capaz de establecer relaciones comerciales compatibles y que funcionen bien?

    Para responder a estas preguntas, las empresas deben desglosar sus operaciones y examinar individualmente cada aspecto de su negocio.

    El modelo de las 3 C, que se muestra a continuación, te ayudará en este proceso.

    Procede por pasos, repasando cada una de las tres C, comprobando las capacidades operativas de tu empresa con el modelo a medida que avanza.

    Cuando hayas completado el ejercicio, tendrás una idea más clara de si tu empresa está preparada para competir en el mercado internacional.

    Claridad + Competencia + Compatibilidad = Éxito

    La primera C: Claridad

    El primer factor es tener una visión o estrategia empresarial sólida y clara.

    Para orientar tus operaciones, tu estrategia empresarial debe especificar la visión y la misión de tu empresa y proporcionar estrategias de alto nivel para alcanzar estos objetivos y metas.

    Para ser eficaz, esta estrategia no sólo debe ser comprendida, sino adoptada por cada miembro de la organización, que también debe entender cómo esa visión afecta a su trabajo diario y a su papel específico en la organización.

    Lograr esa comprensión generalizada de la visión y la estrategia de tu empresa garantizará que todos los empleados trabajen por el mismo objetivo.

    A medida que tu empresa se adapte a nuevos entornos o nuevas estructuras organizativas, una estrategia sólida y clara te ayudará a mantener la solidaridad organizativa, aumentando sus posibilidades de éxito en el complejo entorno empresarial.

    Es importante recordar que una estrategia empresarial debe hablar siempre del propósito de la organización, sus metas y objetivos, y su estrategia preferida para alcanzar esas metas.

    Como herramienta para orientar la toma de decisiones y proporcionar un sentido de dirección a las partes interesadas internas y externas de la empresa, su declaración de misión debe identificar los objetivos de tu empresa (objetivos de cuota de mercado, estatus internacional, mayor actor nacional, etc.), su principal parte interesada a la que intenta conquistar (clientes internacionales, clientes nacionales, empresas multinacionales – EMN, otras PYME, etc.), su estrategia clave y su estrategia comparativa. ), su estrategia clave y la ventaja comparativa que le ayudará a alcanzar esos objetivos (liderazgo en bajo coste, proyecto diferenciado, objetivo de nicho, etc.), y las competencias básicas y procesos empresariales cruciales que son esenciales para garantizar esta ventaja comparativa (planta de fabricación innovadora, asociaciones estratégicas, fuerte inversión en investigación y desarrollo local, etc.).

    El siguiente es un ejemplo de estrategia empresarial clara y directa:

    «Para convertirse en un proveedor preferente en el mercado mundial de semiconductores, la empresa X pretende integrarse en las cadenas de suministro mundiales de las grandes EMN del sector promocionando su innovador producto X, que se caracteriza por una vida útil más larga y un proceso de instalación más sencillo, posible gracias a la intensa labor de investigación y desarrollo llevada a cabo en la sede de la empresa X.»

    Ejercicio 1

    Está diseñado para ayudarte a evaluar si tu empresa tiene una visión y una estrategia empresarial claras y eficaces.

    A continuación, se ofrecen consejos para desarrollar una estrategia empresarial sólida para las empresas que deseen mejorar la claridad de su estrategia.

    Ejercicio 1: ¿Tiene su empresa una estrategia empresarial clara y eficaz?

    Para evaluar si tu empresa tiene una estrategia empresarial eficaz, responde a las siguientes preguntas:

    ¿Dispone tu empresa de una estrategia empresarial oficial que describa los objetivos de su organización y las estrategias de alto nivel para alcanzar el éxito?

    Sí / No

    En caso afirmativo, ¿es coherente la interpretación de esta estrategia en las distintas facetas de la organización?

    Sí / No

    ¿Es el contenido de tu estrategia empresarial lo suficientemente específico como para proporcionar una dirección de alto nivel para su organización?

    Sí / No

    ¿Están tus empleados familiarizados con las metas y objetivos de alto nivel de la organización? ¿Saben cómo se relacionan estos objetivos y estrategias con la descripción específica de su trabajo?

    Sí / No

    ¿Las metas y objetivos descritos en tu estrategia empresarial se tienen en cuenta regularmente en los procesos de toma de decisiones? ¿Las referencias a tu misión y estrategia oficiales facilitan la toma de decisiones?

    Sí / No

    Si has respondido «No» a alguna de las preguntas anteriores, es posible que la visión y la estrategia de alto nivel de tu empresa no estén claramente definidas.

    A continuación, encontrarás consejos para mejorar tu declaración de misión y visión.

    ¿Necesitas un estudio de mercados internacionales realizado con datos y fuentes exclusivamente oficiales?

    En el menú principal tienes información sobre inteligencia de mercados para la exportación e internacionalización.

    Mejorar la estrategia empresarial de su empresa

    Tanto si estás creando una estrategia empresarial desde cero como si pretendes mejorar la que ya tienes, hay preguntas estratégicas que puede plantearse para estimular tu pensamiento y encaminarse en la dirección correcta.

    Las preguntas que figuran a continuación están diseñadas para provocar la reflexión y orientar sobre lo que podrías incluir en tu declaración de estrategia.

    • ¿Dónde te gustaría ver tu empresa dentro de 5 o 10 años?
    • ¿Cómo piensas llegar hasta allí?
    • ¿En qué debes centrarte para alcanzar ese objetivo?
    • ¿Cuáles son los puntos fuertes de tu empresa que actualmente te impulsan hacia tus objetivos?
    • ¿Con quién necesitas trabajar para alcanzar tus objetivos?
    • ¿Cuál es la mejor manera de involucrar a esta parte?

    Estas reflexiones deberían darte elementos para pensar en la estrategia empresarial de tu empresa.

    ¿Están las respuestas a las preguntas anteriores incluidas en tu estrategia actual?

    ¿Deberían estarlo?

    La respuesta más probable es que sí.

    Una declaración de misión clara y eficaz debe incluir elementos de cada una de las preguntas anteriores.

    Ampliar tu estrategia para incluir estos elementos reforzará la visión de tu empresa y proporcionará una dirección más sólida a los principales responsables de la toma de decisiones de su empresa.

    La segunda C: Competencia

    La segunda C de la evaluación de la preparación para las 3 C se refiere a las competencias básicas de una empresa.

    Las competencias básicas pueden definirse como los procesos empresariales internos fundamentales para el éxito de una empresa.

    Si son distintivas e innovadoras, las competencias básicas aportan «valor añadido» a las operaciones de una empresa y pueden suponer una gran ventaja comparativa en el sector.

    En el contexto de las cadenas de valor mundiales, las competencias básicas constituyen la base de cada eslabón de la cadena.

    Las empresas trabajan juntas como una red, aportando cada una los que mejor sabe hacer (su competencia básica) para ofrecer el producto o servicio más innovador y rentable.

    Por lo tanto, para formar parte de una cadena de valor global, es esencial que tu empresa tenga competencias básicas distintivas y de valor añadido que puedan contribuir a la eficiencia de la cadena de valor global más amplia.

    Para asegurarte de que tu empresa tiene estas competencias básicas, tus procesos empresariales actuales deben ser evaluados en cuanto a eficacia, eficiencia y calidad innovadora.

    El primer paso para evaluar los procesos empresariales de tu empresa es comprender plenamente tus operaciones.

    Aunque pueda parecer una tarea sencilla, a menudo es más complicada de lo que se cree.

    Los ejercicios de mapeo pueden ser útiles para desglosar las operaciones de tu empresa.

    Al separar tus capacidades organizativas en procesos empresariales individuales pero conectados, es fácil ver cada tarea que tu empresa está realizando actualmente.

    Observar esta versión «diseccionada» de tus operaciones puede ayudarte a identificar los puntos fuertes de los procesos de tu empresa (sus competencias básicas), los puntos débiles de tus procesos, las áreas de mejora e innovación y, posiblemente, las áreas que tu empresa no debería realizar en absoluto.

    Te ayudará a detectar duplicaciones de procesos, cuellos de botella en la producción o desfases entre requisitos y capacidades.

    Mapear tu propia cadena de valor también puede facilitar una mayor comprensión de cómo se mueve tu producto en el mercado, proporcionando una visión más amplia de cómo interactúan los proveedores, socios y clientes dentro de tu cadena de valor.

    Ejercicio 2: Trazar el mapa de sus operaciones

    Este ejercicio de mapeo está conceptualizado a partir de Value Chain Guidebook: A Process for Value Chain Development, segunda edición, Agriculture and Food Council of Alberta, Value Chain Initiative. Septiembre de 2004, págs. 65-67.

    Como se ha mencionado anteriormente, el primer paso para evaluar si un enfoque de cadena de valor global es adecuado para tu empresa es asegurarse de que tiene competencias básicas que te convertirán en un socio atractivo en el contexto de una cadena de valor global.

    Trazar un mapa de tu cadena de valor puede ayudarte a identificar estas competencias básicas o, si aún no las tienes, puede ayudarte a identificar oportunidades de mejora de procesos que refuercen tu competitividad en este ámbito.

    Este ejercicio está diseñado para ayudarte a crear un mapa de procesos para tu propia organización.

    Como parte del proceso de mapeo, es importante definir tus procesos internos, tus proveedores y tus clientes.

    Aunque a menudo son los proveedores los que ayudan a crear valor en la cadena, son los clientes los que definen el valor y orientan las operaciones.

    También debes ser consciente de los recursos (tanto internos como externos) que se dedican a cada proceso.

    Paso 1: Para empezar

    Utiliza la siguiente plantilla para trazar la cadena de valor de tu principal línea de productos.

    1.Empieza por identificar el producto final que llegará a los consumidores y ve retrocediendo a partir de ahí.

    Escribe el nombre de ese producto en el círculo del diagrama de la hoja de trabajo.

    2.Una vez identificado el producto final, pregúntate,

    «¿Qué le ocurre al producto justo antes de llegar aquí?».

    Esta respuesta va en la casilla del proceso antes del producto final.

    Haz lo mismo hasta haber capturado todos los procesos.

    3.Ahora observa todos tus procesos e identifique qué socios y recursos intervienen en cada uno de ellos.

    Identifica a todos los demás miembros de la cadena, sus funciones y los recursos que intervienen en el proceso.

    4.Cuando hayas terminado, hazte las siguientes preguntas:

    • ¿Están todos mis socios incluidos en el diagrama?
    • ¿Están contabilizadas todas mis dedicaciones de recursos?
    • ¿Están incluidas en mi mapa todas las etapas de mi cadena de valor (servicios corporativos, investigación y desarrollo, producción, montaje, distribución, ventas y asistencia)?
    • ¿Está completa la cadena de extremo a extremo?

    Paso 2: Utilización de la plantilla

    Paso 3: Evalúa tu cadena de valor

    El siguiente paso consiste en evaluar tu cadena actual.

    Observe tu diagrama y responde a las siguientes preguntas.

    • 1.¿Qué está haciendo bien?
    • 2.¿Qué no está haciendo bien? ¿Cuáles son los puntos débiles de la cadena?
    • 3¿Dónde hay margen de mejora (calidad del producto, eficiencia de la producción o transformación, logística y/o calidades de productos especializados)?
    • 4.¿Dónde se concentran la mayoría de los recursos? ¿Se corresponde esto con su competencia de proceso de mayor valor añadido?
    • 5.¿Dónde hay recursos limitados/abundantes?
    • 6.¿Qué limita su crecimiento?
    • 7.¿Qué te gustaría tener más? ¿Menos?
    • 8.¿Existen problemas logísticos (piensa en cuestiones de suministro, transporte y almacenamiento)? ¿En qué punto de la cadena se encuentran?
    • 9.¿Qué información necesitas tú y tus socios para operar con más eficacia?
    • 10.¿Qué cambio(s) proporcionaría(n) a su empresa los mayores beneficios?
    • 11.¿Qué relaciones de la cadena son las más sólidas y en cuáles se podría trabajar más?
    • 12.¿Cuáles dirían tus consumidores que son los puntos fuertes o débiles del producto o servicio? ¿Se reflejan en la cadena?

    Paso 4: Seguimiento

    Una vez identificados los puntos fuertes y débiles del proceso, piensa en formas de mejorar la eficiencia y eficacia de la cadena.

    Recuerda que el objetivo clave es identificar las áreas en las que puedes crear competencias básicas más fuertes.

    Es importante reconocer que el mapa de la cadena de valor es un proceso continuo.

    A medida que cambia el panorama organizativo, el mapa debe actualizarse para reflejar el estado actual de la empresa.

    Un mapa sólo es útil para identificar ineficiencias y áreas de mejora si está actualizado y completo.

    Reforzar las competencias básicas: «Hacer las cosas bien… ¡haciendo las cosas bien!».

    Las pymes deben decidir cuáles son sus competencias básicas (o, a veces, cuáles deberían ser) y centrar su tiempo y recursos en desarrollar esos conjuntos de habilidades críticas.

    Todos los procesos empresariales deben aportar algún «valor añadido» al objetivo general de la organización.

    Los procesos empresariales ineficaces cuestan dinero y atascan a una empresa, limitando su capacidad para competir con competidores ágiles e innovadores.

    La mejora continua y la innovación son fundamentales para integrarse con éxito en las cadenas de valor mundiales.

    Ante esta prescripción, las PYME se enfrentan a una decisión crítica en relación con cada proceso y actividad funcional que realizan actualmente.

    • ¿Lo estoy haciendo bien?
    • ¿Añade algo a mi oferta de productos o servicios?
    • ¿Puedo mejorar este proceso?
    • ¿Podría hacerlo otra persona mejor que yo?

    Todas estas son preguntas que las PYME deben plantearse sobre cada proceso empresarial interno.

    Las PYME deben darse cuenta de que ser eficiente no sólo significa hacer las cosas bien, sino también hacer sólo las cosas correctas.

    Por tanto, al evaluar los procesos actuales, las empresas deben plantearse las siguientes preguntas:

    • ¿Qué debo hacer y qué no?
    • ¿A qué debo destinar recursos y a qué no?
    • ¿Con quién debo colaborar para suplir las carencias?
    • ¿Dónde debo hacerlo?

    A la hora de buscar empresas asociadas con las que colaborar, las PYME deben considerar el mundo como su patio de recreo.

    La globalización ha creado un «mundo sin fronteras»; tu socio más adecuado puede no estar al lado, sino al otro lado del mundo.

    Adoptar un enfoque global de tus procesos empresariales y las consiguientes alianzas de producción te presentará múltiples posibilidades y te permitirá elegir el acuerdo más eficiente.

    A su vez, mejorará tu propia competitividad.

    Al reducir la presión de los procesos ineficaces sobre los limitados recursos de la empresa, las PYME podrán dedicar mejor el tiempo, el dinero y el esfuerzo necesarios a la mejora continua de sus competencias básicas.

    La tercera C: Compatibilidad

    La tercera C de la evaluación de la preparación para las 3 C se refiere a la compatibilidad de una empresa, es decir, su capacidad para entablar relaciones empresariales que funcionen bien.

    Esenciales para una coordinación y asociación eficaces, las relaciones empresariales sólidas son cruciales para el éxito de las cadenas de valor mundiales.

    Se trata de un proceso complejo y difícil, en el que las empresas deben buscar activamente socios que estén dispuestos a trabajar en colaboración en beneficio mutuo: todos salen ganando.

    Una vez establecidas, estas relaciones se convierten en activos de la cadena de valor mundial.

    Las empresas capaces de funcionar como socios en un proceso de producción más amplio son capaces de aprovechar las competencias básicas de los demás, volviéndose más productivas y competitivas, como empresas individuales y como un todo colaborativo que es mayor que la suma de sus partes.

    Ejercicio 3: Construir relaciones empresariales sólidas

    Las relaciones empresariales de éxito se basan en la confianza.

    Para construir relaciones sólidas y eficaces, las empresas deben estar dispuestas a acoger a sus posibles socios, respetándolos como miembros valiosos e integrales del equipo.

    Las preguntas que figuran a continuación están diseñadas para ayudarte a evaluar la disposición de tu empresa a hacer exactamente eso.

    1. ¿Se valoran las asociaciones empresariales como parte de la estrategia de alto nivel de tu organización?

    Sí / No

    1. ¿Confía tu empresa en sus socios actuales?

    Sí / No

    1. ¿Ha dedicado tu empresa suficientes recursos (financieros, humanos, información, tiempo, etc.) a la creación y el mantenimiento de asociaciones empresariales estratégicas?

    Sí / No

    1. ¿Se siente cómoda tu empresa compartiendo información valiosa sobre el mercado o las mejores prácticas con sus socios comerciales?

    Sí / No

    Si has respondido «No» a alguna de las preguntas anteriores, es posible que tu empresa no esté preparada para establecer asociaciones empresariales significativas.

    Se recomienda, por tanto, que consultes los siguientes consejos para prepararse para una colaboración exitosa antes de integrarse en una cadena de valor global.

    Preparación para una colaboración fructífera: Consejos para crear asociaciones sólidas

    Consejo nº 1:

    Elegir al socio adecuado es fundamental para el éxito.

    La selección cuidadosa de un socio, aunque lleve tiempo en el momento, dará sus frutos más adelante en forma de una relación lucrativa.

    Al considerar posibles socios, ten en cuenta los objetivos a largo plazo de la organización, su cultura, sus métodos preferidos de hacer negocios, sus puntos fuertes y débiles, las formas en que las empresas pueden complementarse mutuamente, su ubicación, su ventaja comparativa y su actitud hacia las asociaciones en general.

    También puedes tener en cuenta su historial y si han tenido experiencia con colaboraciones de éxito.

    Consejo nº 2:

    Las asociaciones de éxito se basan en la confianza.

    La confianza se basa en la reputación, la experiencia pasada, el comportamiento y el cumplimiento de los compromisos; se gana a través de la familiaridad y la fiabilidad.

    Las empresas deben esforzarse por ganarse la confianza de su socio, pero también deben aprender a confiar en sus socios. Sin un intercambio de confianza bidireccional, las relaciones empresariales serán tensas e ineficaces. Guía de la cadena de valor: A Process for Value Chain Development. Segunda edición, Consejo de Agricultura y Alimentación de Alberta, Iniciativa de la Cadena de Valor, septiembre de 2004, p. 51.

    Consejo nº 3:

    La toma de decisiones puede ser un motivo de discordia en cualquier relación.

    Es una buena idea que las empresas acuerden un proceso de toma de decisiones predefinido.

    Para que tenga éxito, este proceso de toma de decisiones debe percibirse como justo para todas las partes implicadas.

    Debe ser transparente y proporcionar indicaciones claras sobre quién es responsable de la toma de decisiones en cada situación.

    Consejo nº 4:

    Es importante garantizar que las relaciones comerciales sean mutuamente beneficiosas para ser sostenibles.

    Esto puede lograrse identificando desde el principio lo que cada socio pretende obtener de la relación.

    A medida que se desarrolla la relación, las empresas deben ser conscientes de las necesidades de sus socios y trabajar para satisfacer sus objetivos, además de los propios.

    Consejo nº 5:

    Las relaciones de éxito requieren el compromiso de todas las partes implicadas.

    Para ello, cada socio debe comprometerse a aportar cantidades suficientes y equitativas o aceptables de dinero, tiempo y esfuerzo.

    Las discusiones sobre el compromiso de recursos deben tener lugar al principio de la relación para evitar conflictos posteriores.

    ¿Estás preparado?

    Ahora que tu empresa ha completado la evaluación de preparación de las 3 C, deberías tener una mejor idea de si está bien equipada para las cadenas de valor mundiales.

    Para tener éxito, las empresas deben asegurarse primero de que tienen una estrategia clara, competencias básicas distintivas y competitivas, y la capacidad de cultivar relaciones comerciales compatibles y que funcionen bien.

    Capítulo 3: Optimizar tu cadena de valor global

    «Oportunidades para competir en el entorno empresarial global»

    Ahora que has determinado que tu empresa tiene las capacidades necesarias para competir con éxito en el ámbito internacional, debes empezar a evaluar tus opciones para integrar tu modelo de negocio actual con el enfoque de la cadena de valor global.

    En esta sección se exploran diferentes vías que ayudarán a tu empresa a aprovechar el mercado global, mejorando su rentabilidad y sostenibilidad a largo plazo.

    En el marco de la cadena de valor global, existen numerosas oportunidades para hacer crecer tu negocio.

    Cada una de ellas adopta un enfoque diferente, integrando las operaciones de tu empresa en una fase distinta de la cadena de valor.

    Maximizar el potencial de tu empresa requiere que encuentre el lugar más apropiado para tu organización en la cadena de valor.

    Aunque te atraigan muchas de las oportunidades que presenta este modelo de negocio, debes ser consciente de la visión y la estrategia empresarial de tu empresa.

    A la hora de elegir el enfoque que adoptará tu empresa y, por tanto, el lugar que ocupará en la cadena, es importante garantizar la coherencia con las competencias básicas y los objetivos a largo plazo de tu empresa.

    Opciones para optimizar su propia cadena de valor mundial

    Aunque existe un gran número de formas diferentes de integrarse en las cadenas de valor mundiales, algunas se utilizan más que otras.

    Aquí hablaremos de las formas más utilizadas para adaptar tu modelo empresarial al enfoque de la cadena de valor global.

    El siguiente gráfico presenta una visión general de estos métodos de integración.

    Cada uno de estos enfoques se analizará con más detalle a continuación.

    1) Venta

    Como hemos aprendido, las cadenas de valor mundiales aprovechan la apertura de las fronteras, lo que permite a cada eslabón de la cadena especializarse en lo que mejor sabe hacer.

    Como resultado, muchas grandes empresas han reducido sus actividades internas, adquiriendo las piezas y servicios necesarios a empresas externas que pueden suministrar el producto o servicio mejor, más rápido o más barato que la propia empresa.

    Esto crea una oportunidad para las PYME con grandes capacidades en su área de productos o servicios.

    Si tu producto o servicio es algo que otra empresa (nacional o extranjera) utiliza como insumo intermediario (es decir, piezas, materias primas, otros componentes, servicios financieros o de gestión, etc.), es posible que pueda integrarte en la cadena de valor global de esa empresa suministrando directamente a la compañía.

    También puedes integrarte en la misma cadena, más adelante, vendiendo a un proveedor existente de la cadena de valor.

    El punto de conexión con la cadena existente dependerá tanto de la estructura de la red como de la fase del proceso de producción en la que la demanda de tu producto o servicio sea mayor.

    Adoptar un enfoque global e integrarte como proveedor en una cadena de valor global tiene muchas ventajas:

    • 1- Con un mercado ampliado, es probable que tu empresa se beneficie de un aumento de las ventas.

    Además, como estas ventas proceden de empresas grandes y bien establecidas, es probable que sean más constantes que las ventas de otros mercados, lo que contribuye a una mayor estabilidad.

    • 2- A medida que tu empresa diversifica sus ventas hacia otros mercados internacionales, su dependencia de su mercado nacional se reduce.

    Esto permitirá a tu empresa soportar mejor las reducciones de la demanda o las recesiones económicas en tu mercado nacional.

    • 3 – La transferencia de información que tiene lugar en una cadena de valor global (ideas, enfoques, técnicas de marketing, etc.) puede ser muy valiosa para tu empresa y puede ayudarte a mantenerla competitiva tanto en el mercado nacional como en el internacional.
    • 4 – Vender en una cadena de valor global establece asociaciones que pueden crear oportunidades de inversión en tu empresa, ya sean de naturaleza financiera, tecnológica o de experiencia en gestión.
    • 5 – Al participar en una cadena de valor mundial, tu empresa adquirirá una valiosa experiencia internacional.

    Como los mercados mundiales siguen entrelazándose, esto debería ser útil para garantizar que tu empresa siga siendo competitiva en medio de la competencia mundial.

    Vender en una cadena de valor mundial existente no está exento de dificultades.

    Hay que superar diferencias culturales, mayores costes por viajes, personal adicional, posibles cambios en la producción y los procesos, mayor competencia, problemas de capacidad, mayor papeleo derivado de la documentación de exportación y adopción de nuevas normas y procesos de calidad exigidos por las EMN (ISO, TQM, Six Sigma, etc.).

    Es importante asegurarse de que la venta es una estrategia adecuada para tu empresa antes de invertir en este enfoque.

    Además, los beneficios de la venta en una cadena de valor mundial pueden no ser tangibles inmediatamente.

    Para cosechar los frutos de esta estrategia, tu empresa tendrá que estar preparada para permanecer en ella a largo plazo, dedicando el tiempo, la voluntad y los recursos necesarios para establecerse y mantenerse como miembro valioso de una cadena de valor global.

    Ejercicio 4: ¿Es la venta adecuada para mi empresa?

    Para evaluar si vender en una cadena de valor mundial es la estrategia adecuada para tu empresa, hazte las siguientes preguntas:

    • ¿Tiene tu empresa la capacidad de producción necesaria para atender tanto a tus clientes nacionales como a los de la cadena de valor mundial?
    • ¿Es fácil ajustar tu capacidad de producción en caso de que aumente tu demanda nacional o la de tus socios de la cadena de valor mundial?
    • ¿Es fácil realizar las modificaciones necesarias en el producto para adaptarlo a otros clientes corporativos?
    • ¿Son asumibles los costes de adaptación?
    • ¿Tu servicio de asistencia posventa se adapta fácilmente a los clientes extranjeros (idioma, cultura, entorno empresarial, horarios, etc.)?
    • ¿Dispones de los conocimientos logísticos necesarios para vender en una cadena de valor mundial?
    • ¿La vida útil de su producto permite un tiempo de transporte suficiente?
    • ¿Hay otras empresas de tu sector que utilicen este método?
    • ¿Cumple tu producto las normas técnicas o reglamentarias internacionales necesarias?
    • ¿Eres capaz de cumplir las elevadas normas de rendimiento que esperan las empresas multinacionales?
    • ¿Harías inversiones en tecnología para ganar negocio?

    Si has respondido afirmativamente a la mayoría de las preguntas, tu empresa debería seguir considerando la venta en una cadena de valor existente como una estrategia adecuada para la integración global.

    Si has respondido «no» a la mayoría de las preguntas, es posible que vender no sea la estrategia adecuada para su empresa.

    En su lugar, deberías considerar las alternativas para integrarte en las cadenas de valor mundiales que se presentan en el resto de esta sección.

    2) Deslocalización

    La deslocalización consiste en trasladar procesos empresariales internos a lugares situados fuera de la sede nacional de una empresa, en un esfuerzo por reducir costes o aprovechar otros puntos fuertes locales, como el talento de la mano de obra.

    Los procesos siguen estando bajo el control total de la empresa, simplemente están en un lugar diferente.

    De este modo, la empresa crearía o ampliaría su propia cadena de valor global.

    Un ejemplo bien conocido de deslocalización es el de las empresas que sitúan sus centros de llamadas de atención al cliente en la India para aprovechar una gran reserva de mano de obra con costes bajos y capacidades lingüísticas compatibles.

    3) Externalización

    Otra alternativa es la externalización, que es distinta de la deslocalización, aunque se confunde fácilmente.

    La principal diferencia radica en el nivel de control que mantiene la empresa matriz: total para la deslocalización, limitado para la externalización más allá de la selección de la fuente.

    Esta estrategia tiene dos enfoques diferentes.

    Un enfoque implica la obtención de insumos intermedios como materias primas, componentes, subsistemas y otros bienes y servicios de proveedores externos que ofrezcan el producto más atractivo.

    Estos proveedores pueden ser nacionales o extranjeros.

    Hay que centrarse en la elección del proveedor que satisfaga más directamente las necesidades de la empresa, teniendo en cuenta las ventajas competitivas, la calidad del producto, la rentabilidad, la fiabilidad, la rapidez de entrega, la capacidad y flexibilidad de producción y el paquete de servicios ampliado.

    De este modo, tu empresa ha creado su propia cadena de valor global y ha aumentado su propia competitividad aprovechando las competencias básicas de otra.

    El segundo enfoque de la externalización consiste en delegar determinados procesos empresariales en terceros proveedores que pueden realizar la tarea más barata, mejor y/o más rápidamente que la propia empresa.

    Este enfoque va más allá de la contratación eficiente para abordar las ineficiencias de los procesos empresariales que pueden estar limitando el éxito de tu empresa.

    La externalización, que permite a tu empresa delegar procesos que restan valor en proveedores más eficientes, puede convertirse en una estrategia competitiva para las PYME.

    Concentrándose sólo en lo que mejor saben hacer y subcontratando los procesos no esenciales a productores externos más eficientes, las PYME pueden aumentar el valor para el cliente fabricando productos de mejor calidad a precios más bajos.

    A la hora de decidir a quién subcontratar, las PYME deben adoptar un enfoque global.

    Con la apertura de las fronteras, los avances en telecomunicaciones y la reducción de los costes de transporte, el socio más adecuado para una empresa puede encontrarse ahora en la otra punta del mundo.

    Una empresa también debe ser consciente de su estrategia empresarial a largo plazo.

    Si tienes en cuenta estas dos prescripciones, te asegurarás de que tu empresa se asocie con la organización más alineada o compatible con tus propios objetivos internos.

    Si la estrategia de tu empresa es el liderazgo de bajo coste, será importante encontrar el socio más rentable.

    Si tu estrategia empresarial se basa en la calidad del producto, tu empresa querrá buscar un socio de externalización que mantenga tus elevados estándares de producto.

    El Ejercicio 5 ayudará a tu empresa a elegir un socio de externalización adecuado.

    Ejercicio 5: Elegir un socio de externalización adecuado

    A la hora de elegir un socio con el que externalizar, se sugiere que analices cada uno de los factores que aparecen a continuación, considerando cómo las necesidades, objetivos y estrategias de tu empresa se alinean mejor con cada uno de sus socios potenciales.

    • Historial: ¿Ha demostrado este proveedor su capacidad para cumplir sus compromisos de calidad, precio y logística?
    • Coste total desembolsado: Después de incorporar todos los costes relacionados con hacer negocios con esta empresa (transporte, aduanas y aranceles, servicios de corretaje, comisiones bancarias, seguros, etc.), ¿sigue siendo el socio potencial una opción rentable?
    • Calidad del producto: ¿Cumple el posible socio de subcontratación sus normas de calidad? ¿Es constante la calidad de sus productos?
    • Logística: ¿Es factible, rentable y fiable el transporte entre tu empresa y el socio potencial?
    • Normativa comercial: ¿Existen normativas/limitaciones comerciales problemáticas en tu país y/o en el país desde el que desea subcontratar que puedan afectar negativamente a tus operaciones?
    • Consideraciones financieras: ¿Se han evaluado cuidadosamente todos los aspectos financieros de la transacción? ¿Qué condiciones de pago y entrega utiliza el proveedor potencial? ¿Se requiere un seguro adicional?
    • Plazo de comercialización: ¿Cuál es el plazo de comercialización de tu proveedor en comparación con el de la competencia? ¿Puede el proveedor ser flexible y adaptarse a los cambios?
    • Capacidad tecnológica: ¿Dispone el proveedor potencial de la sofisticación tecnológica necesaria para alcanzar sus objetivos de producción? ¿Puede ampliar fácilmente su capacidad de producción si es necesario?
    • Comunicaciones: ¿Dispone el proveedor potencial de suficientes sistemas de información y comunicación que se integren bien con tus procesos? ¿Sabrás lo que se ha enviado y cuándo llegará?
    • Ubicación: ¿Has estudiado a fondo las ventajas y los inconvenientes de hacer negocios en la ubicación actual de tu proveedor potencial? ¿Hay otros factores que hayas olvidado tener en cuenta (por ejemplo, diferencias culturales, zonas horarias, ubicación en una zona de libre comercio existente, etc.)?

    Realizado con datos y fuentes exclusivamente oficiales

    4) Inversión directa en el extranjero

    La Inversión directa en el extranjero puede ser una poderosa estrategia de expansión empresarial.

    Al invertir directamente en tu mercado objetivo, obtienes un acceso inmediato a un mercado en el que, de otro modo, sería difícil penetrar debido a las normativas comerciales, los problemas de transporte, etc.

    Esto permitirá a tu empresa ampliar sus ventas y promover el crecimiento de la empresa de maneras que quizá no hubieran sido posibles a través de la exportación.

    La inversión directa en el extranjero permite a tu empresa acceder a nuevas tecnologías y factores de producción más eficientes que pueden ser abundantes en el nuevo mercado, pero estar físicamente restringidos a él.

    También permite a tu empresa el contacto directo con sus usuarios finales en el nuevo mercado.

    La interacción con el consumidor final ayudará a tu empresa a desarrollar mejores productos y a establecer relaciones más sólidas con los clientes y la experiencia local.

    La presencia de tu empresa en el país facilitará la recopilación de datos y la investigación, garantizando que tu empresa disponga de la información y las herramientas necesarias para adaptarse a un nuevo cliente, una nueva cultura y una nueva forma de hacer negocios.

    Las empresas locales pueden estar más dispuestas a asociarse con una empresa que está cerca, mientras que los consumidores, al ver que sus operaciones son locales y no extranjeras, pueden verse influidos positivamente para comprar tu producto.

    Las estrategias específicas dentro de este ámbito también tienen sus propias ventajas adicionales.

    Al adquirir una empresa existente en tu mercado extranjero objetivo, tu empresa puede aprovechar los activos y la experiencia de la otra empresa.

    Al conservar su tecnología de producción, sus planes de marketing, los conocimientos de sus empleados, las relaciones comerciales existentes y la clientela establecida, tu empresa puede aumentar su competitividad en el mercado local y proporcionarte un mejor control sobre las redes de producción y distribución.

    También puedes acceder a ideas innovadoras de las que puede beneficiarse el resto de tu cadena de valor.

    Esta estrategia también puede ser muy rentable, ya que la obtención de capacidades de producción y distribución existentes a través de la inversión significa que tu empresa no necesita construirlas desde cero.

    Establecer una filial de propiedad exclusiva en el mercado extranjero, comprando o construyendo una instalación, también tiene una serie de ventajas.

    • Esto proporciona acceso a materias primas, mano de obra más barata o excepcionalmente cualificada, tecnología, métodos operativos innovadores, etc.
    • Quizá la ventaja más importante es que tu empresa no depende de un socio.
    • Mantienes el control sobre tu filial y puedes seguir dirigiendo las operaciones de forma coherente con la estrategia general a largo plazo y la cultura empresarial de tu empresa.
    • Tu empresa tiene la opción de replicar lo que considere beneficioso de esta nueva experiencia/pericia en otro lugar en beneficio del resto de la cadena de valor.

    Con sus diversas ventajas, puede ser una estrategia sólida para tu empresa.

    Sin embargo, no está exenta de riesgos.

    Antes de decidir invertir en el extranjero, las empresas deben llevar a cabo un análisis detallado del mercado para asegurarse de que es un mercado apropiado para su producto (su producto tiene una gran demanda, la demografía del mercado es compatible, la competencia es manejable, su producto es culturalmente aceptable en el país, etc.) y de que no existen riesgos geopolíticos importantes que puedan poner en peligro la inversión de la empresa (peligros de apropiación, política fiscal, corrupción, mano de obra insuficientemente cualificada, etc.).

    Sin embargo, si se determina que es apropiada, puede ser una estrategia a través de la cual las PYME mejoren su acceso a nuevas tecnologías, nuevos mercados y nuevos factores de producción más eficientes.

    Esto puede mejorar la productividad de la empresa, su rentabilidad y, a largo plazo, su sostenibilidad.

    Ejercicio 6: Aspectos a tener en cuenta antes de invertir en el extranjero

    Es crucial que antes de invertir comprendas la dinámica, la cultura, la normativa gubernamental y la demografía del mercado extranjero en el que estás considerando entrar.

    Este ejercicio está diseñado para ayudar a tu empresa en este proceso destacando algunas de las consideraciones críticas que tu empresa querrá investigar antes de invertir.

    • Propósito: ¿Tu intención es vender en el mercado o trasladar etapas de la cadena de valor al extranjero? Esto determinará el valor relativo de las respuestas posteriores a tu toma de decisiones.
    • Demografía del mercado: ¿Cuál es la composición demográfica del mercado extranjero? ¿Tu cliente objetivo abunda en este mercado? ¿Existen consideraciones culturales que puedan influir en el éxito de tu producto en este mercado?
    • Competencia: ¿Es manejable la competencia local? ¿Tiene tu empresa una ventaja comparativa que le permita competir con las empresas locales?
    • Mano de obra: ¿Existe una oferta suficiente de trabajadores con la formación adecuada que tu empresa pueda aprovechar? ¿Cuáles son los costes laborales? ¿Existen normativas laborales restrictivas en este mercado que puedan afectar a tu productividad?
    • Normativa gubernamental: ¿Cuál es la política fiscal del gobierno con respecto a las empresas de propiedad extranjera? ¿Existen peligros de intervención o apropiación por parte del gobierno? ¿Existen otras normativas relacionadas que puedan afectar al funcionamiento de tu empresa (normas medioambientales, normas de producción, normas de seguridad, etc.)?
    • Protección de la propiedad intelectual: ¿Existe legislación suficiente para proteger la propiedad intelectual de tu empresa? ¿Se aplica esta legislación? ¿Existe un gran peligro de falsificación o reproducción de procesos que pueda perjudicar el éxito internacional de tu empresa?
    • Apoyo a las operaciones en el extranjero: ¿Aprueba el gobierno la inversión extranjera directa? ¿Existen exenciones fiscales para las empresas extranjeras que se establezcan en determinados lugares? ¿Apoya el gobierno a las empresas extranjeras y valora sus operaciones?
    • Responsabilidad social de las empresas: ¿Existen cuestiones éticas a la hora de invertir en este mercado (medioambientales, explotación laboral, etc.)?

    5) Inversión extranjera directa

    La inversión extranjera directa puede permitirte acceder a otros proveedores potenciales para tu propia empresa, al tiempo que conectas tus propias operaciones con el resto de la cadena de valor, abriéndote vínculos para suministrar a otros lugares.

    Además, la inversión extranjera directa puede proporcionarte acceso a tecnología innovadora, técnicas o investigación y desarrollo que puedes aprovechar para mejorar tus propias operaciones.

    Deberás tener en cuenta la compatibilidad entre los intereses del inversor potencial y los tuyos propios, incluidos, entre otros, el método de funcionamiento, el nivel de control necesario, la titularidad de la propiedad intelectual, los objetivos a largo plazo, la responsabilidad social de la empresa, etc.

    6) Empresas conjuntas y relaciones estratégicas

    Otra forma de integrarse en una cadena de valor global es a través de una empresa conjunta o una asociación estratégica.

    Una empresa conjunta es un acuerdo de asociación en el que dos empresas aportan capital cada una a una entidad de nueva creación que gestionan conjuntamente o a través de una estructura de gestión separada que rinde cuentas a las empresas matrices, o en el que una empresa extranjera y una empresa local celebran un acuerdo de asociación general y gestionan la empresa conjunta como una sociedad.

    Una asociación estratégica sigue la misma línea, pero puede ser mucho más variada en cuanto a las responsabilidades y contribuciones de cada socio.

    Una asociación estratégica es más flexible, lo que permite a las empresas asociadas crear un plan de asociación personalizado que funcione bien para ambas partes.

    Una de las mayores ventajas de asociarse con una empresa local es que tu socio puede complementar sus capacidades para que cada empresa se centre en lo que hace y sabe hacer mejor.

    Esto puede impulsar el progreso en tu productividad de salida y también mejorar la calidad de tu producto o servicio final.

    Los socios locales también pueden aportar experiencia local, conocimientos y contactos de red que ayudarán a tu empresa a prosperar en el nuevo mercado.

    Estos activos intangibles suelen ser difíciles de conseguir para las empresas extranjeras y pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en el nuevo mercado.

    Forjar asociaciones locales también pueden ayudar a tu empresa a resolver problemas relacionados con las acreditaciones profesionales, el movimiento transfronterizo de personal y la situación fiscal y jurídica.

    Además, las asociaciones permiten a las empresas compartir el riesgo de entrar en un nuevo mercado, ya que ambas aportan recursos y comparten los beneficios o las pérdidas.

    Asociarse con una empresa local también te permitirá poner en común ideas y recursos.

    Tu socio puede aportar tecnología o capital a los que tu empresa no habría tenido acceso por sí sola.

    Combinar los puntos fuertes técnicos y financieros de dos empresas puede hacer que tanto tú como tu socio sean más competitivos.

    Hay muchos tipos diferentes de acuerdos de asociación que tu empresa puede considerar.

    Si crees que tu empresa no está preparada para participar en una empresa conjunta, puedes plantearte la concesión de licencias, franquicias, la comercialización conjunta o la coproducción.

    Es importante que, a la hora de elegir un acuerdo de asociación, tengas en cuenta la visión y los objetivos a largo plazo de tu empresa.

    Para que la asociación tenga éxito, debe cumplir los objetivos y metas de ambas empresas para integrarse en una cadena de valor global.

    También es importante utilizar la experiencia de abogados, contables, banqueros y otros profesionales para garantizar que todas las partes tengan absolutamente claro qué socio tiene qué derechos y responsabilidades.

    Ejercicio 7: Elegir al mejor socio

    Para que cualquier alianza tenga éxito, las dos empresas socias deben encajar bien la una con la otra.

    La elección de una empresa asociada es un paso muy importante en la creación de una empresa conjunta o de cualquier otra relación estratégica.

    Este ejercicio, aunque no es exhaustivo, señalará algunas consideraciones clave que tu empresa querrá tener en cuenta a la hora de elegir un socio.

    • Sinergias: Las asociaciones funcionan mejor cuando las empresas complementan los puntos fuertes y débiles de la otra.

    Lo que a tu empresa le falta en capacidad productiva, a tu socio le debería sobrar y viceversa.

    Este enfoque permitirá a cada empresa hacer sólo lo que sabe hacer mejor, aumentando la productividad total y la competitividad.

    • Modelos empresariales integradores: Aunque es posible que cada empresa tenga que hacer pequeños ajustes en su forma de hacer negocios, las empresas asociadas querrán asegurarse primero de que sus modelos de negocio son compatibles.

    Una vez asociadas, las empresas tendrán que acordar una estrategia empresarial unificada.

    Por tanto, elegir una empresa que tenga un enfoque empresarial similar al tuyo facilitará el proceso de integración.

    • Visión alineada y objetivos a largo plazo: Para que una asociación sea eficaz, las empresas deben ser capaces de alinear su estrategia, visión y objetivos a largo plazo.

    Elegir un socio que tenga metas y objetivos similares a los de tu empresa aumentará las posibilidades de éxito de la asociación.

    Es importante tener en cuenta que las metas y los objetivos no tienen por qué ser idénticos, pero deben ser compatibles, para garantizar que ambas empresas trabajen juntas en la misma dirección.

    Muchas empresas conjuntas/asociaciones acaban por terminar, ya sea porque fracasan o porque se establecieron desde el principio con una fecha de finalización.

    Es importante articular cuáles serían buenas razones para terminar o salir de una empresa conjunta antes de entrar en ella.

    ¿Qué ocurre si la alianza no produce beneficios?

    Otra posibilidad es que las empresas matrices alcancen los objetivos de la empresa conjunta en unos pocos años y no perciban suficiente valor en continuar con la empresa conjunta más allá de ese plazo.

    Nota: Existen diferentes estrategias para desarrollar o integrarse en una cadena de valor global. La venta, la deslocalización, la subcontratación, la inversión directa en el extranjero, la inversión directa extranjera y las empresas conjuntas y relaciones estratégicas son enfoques que deben tenerse en cuenta a la hora de elegir su estrategia.

    Capítulo 4: Impulsar tu plan

    «Información de contacto y recursos adicionales»

    El auge de las cadenas de valor mundiales presenta muchas oportunidades para las PYME.

    Al integrarse en una red de producción mundial, las PYME pueden ampliar su alcance de lo local a lo mundial, aprovechando un mercado más amplio con factores de producción más eficientes.

    Sea cual sea el método elegido, las PYME pueden mejorar su competitividad nacional y mundial, ampliando sus ventas y aumentando su rentabilidad y sostenibilidad a largo plazo.

    Pasar a integrarse en una cadena de valor mundial es un gran paso para la mayoría de las PYME y es importante recordar que su empresa no tiene por qué hacerlo sola.

    Hay muchos recursos disponibles para apoyar a las PYME en su expansión internacional.

    Financiación

    Tras examinar las opciones para integrarse en las cadenas de valor mundiales, muchas PYME pueden sentirse abrumadas.

    Las opciones presentadas no sólo pueden parecer desalentadoras, sino también prohibitivamente caras.

    Aunque es cierto que muchas de las estrategias requieren una inversión sustancial, las PYME no deben descartarlas por inalcanzables o inviables.

    Existen muchos servicios, tanto privados como públicos, que pueden ayudar a las PYME a financiar sus proyectos empresariales internacionales.

    ¿Necesitas un estudio de mercados internacionales realizado con datos y fuentes exclusivamente oficiales?

    En el menú principal tienes información sobre inteligencia de mercados para la exportación e internacionalización.

    NOTICIAS QUE IMPORTAN Y EXPORTAN

    Antes de seguir. ¿Quieres estar mejor informado?

    Recibe semanalmente un resumen de noticias de casi 200 fuentes de información, sobre niveles de fletes y todo lo relacionado con el comercio exterior e internacional, cuidadosamente seleccionadas y resumidas a mano por mí.

    Darse de alta es gratis. Darse de baja también.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    error: Content is protected !!